Lactancia Materna

EMPERATRIZ Y EMMA

pbapempe002

A Emperatriz la veo siempre en las tardes amamantando a Emma, de 22 meses en el Parque Aruflo y por eso le pedí hacer nuestra sesión allí, entre personas trotando, niños jugando y gente paseando sus perritos. Es un espacio que suele ser bien concurrido y me encantó que esta foto fuese bien documental, pues precisamente me acerqué a proponerle participar en el proyecto porque ya la había visto dando pecho en ese lugar.

Como con Serafín, cuando los niños son más grandes, las sesiones tienden a ser más largas porque hay otras distracciones y la tetica ya no es la prioridad en un bebé curioso y activo. Sin embargo logramos algunas imágenes y una larga conversa en la que me contó como ha sido su experiencia con la lactancia:

Cuando yo estaba embarazada desconocía todo sobre la lactancia materna, de hecho compré un montón de teteros que perdí, porque jamás los usé. Pero cuando Emma nació, en la clínica me dijeron que obligatoriamente me la tenían que pegar al pecho y que debía hacer alojamiento conjunto.

Cómo yo no sabía nada del tema les pregunté: ¿Y si no me sale nada? Y me dijeron: Te va a salir, y de todas maneras ella puede pasar 72 horas sin comer y no le va a pasar nada.

Y entonces intenté hasta que Emma pudo agarrar y así comenzó nuestro viaje en la lactancia materna. Me fui a la casa y nunca compré fórmula, y comencé a interesarme en el tema porque me dijeron que yo podía darle pecho y que con eso era suficiente. Sentí muchísimo dolor al principio, es mi primera y única hija y me puse a investigar y a leer y en todas partes decía que no tenía que doler. Así que llamé a una amiga promotora de lactancia, y me envió información. Le pregunté si debía comprar fórmula y ella me respondió con una frase que me marcó: quiero que sepas que el mejor regalo que puedes darle a tu hija es que tenga lactancia materna exclusiva y desde ese momento yo decidí que ese era el regalo que le quería dar.

Luego seguí leyendo e investigando y corregí la postura hasta que no sentí más dolor. Y logramos lactancia exclusiva. Cuando Emma cumplió 6 meses le pregunté a la pediatra si tenía que darle fórmula… yo en realidad no quería, había leído tanto y me había informado tanto sobre esto que estaba negada a darle cualquier tipo de fórmula. Estaba como esperando una opinión de la pediatra a ver que me decía y gracias a Dios ella me dijo que no, que solamente debía comenzar a introducir los alimentos y así pasó el tiempo… Emma cumplió un año, año y medio y ahora va a cumplir dos y lo más interesante de todo esto es que a mi me encanta amamantar, me encanta que Emma es una niña súper sana.

pbapempe003

Sin embargo ha sido difícil para mi hablar de esto con otras personas, todos me dicen que soy una loca, que le tengo que dar tetero. Y ahora que ella va a cumplir dos años me dicen que eso ya no hace nada, que cómo le sigo dando y yo, simplemente me hago la ciega, sorda y muda.

Creo que la lactancia en público ha sido difícil siempre, lo que pasa es que yo me he hecho la loca. La gente siempre te ve mal y de verdad te ven como con sorpresa cuando en mi opinión tiene que ser algo natural, de hecho en algunos viajes que he hecho me han dicho que la gente es muy conservadora, no puedes amamantar en público. Aquí en Venezuela sinceramente la gente puede verte raro, pero nunca nadie me ha dicho algo o se me ha acercado para decirme esto no lo puedes hacer y yo lo hago libremente donde Emma se le ocurra.

Yo quisiera sinceramente, sobre todo con las personas que tengo cercanas: mis primas, mis amigas que están embarazadas soy súper promotora de lactancia, les pido que no den fórmula y adicionalmente les digo que es normal amamantar en público, nadie tiene por qué burlarse de eso si lo más importante es el bienestar del bebé.

En este momento en particular en el que Venezuela está pasando por una situación tan difícil sería una locura no dar lactancia materna. Es bien difícil ponerte con cada persona a refutarle los mitos: es que a mi no me salió leche, es que me dolía muchísimo y no pude, me dijeron que mi bebé estaba demasiado delgado porque no producía suficiente leche, y yo creo, por lo que he leído que todas podemos amamantar perfectamente.

Yo no sé si yo tenía poquita o mucha leche, yo no me cuestionaba, yo simplemente iba al pediatra y cada mes crecía y aumentaba de peso lo que le correspondía, entonces para qué yo necesitaba meterle fórmula. A mi todas las mamás me dicen: yo le meto dos onzas en la noche para completar y yo me pregunto ¿para completar qué?

Y bueno, como yo pude con Emma a mi no me parece lógico que otras mamás no puedan.

BELZHAID Y MAIA

pbapbelzha77

El cine al aire libre en el Centro de Arte Los Galpones es un lugar que adoro visitar. Antes iba más que ahora, que solamente voy a las funciones infantiles de los viernes… me imagino que sospechan por qué.

Cinemagarage es un espacio de encuentro y civilidad con la curaduría de Camilo Cortés, un cinéfilo excepcional y super bien informado que programa ciclos para infantiles y para adultos del mejor cine de alrededor del mundo.

Por eso me pareció el lugar perfecto para encontrarme con Belzha y la pequeña Maia, porque nos conocemos hace tiempo, cuando trabajamos juntas en la producción de una película de animación. Seguimos en contacto por mi documental sobre el nacimiento en Venezuela y en el interín, ella quedó embarazada y tuvo un precioso parto en agua del que me contó ese día que nos vimos.

Estuvimos allí viendo una película alemana… ya no recuerdo el nombre, pero estuvo entretenida hasta para mi Renata, que no entiende alemán ni sabe leer subtítulos todavía.

pbapbelzha001

Esto es lo que Belzhaid, con su personalidad de productora y su especial sentido del humor, me contó ese sábado:

Creo que la lactancia materna es práctica, y es lo mejor para los bebés. Mi leche está hecha para ella y desde el principio me fue bien, me encantaba porque me daba sueño y descansaba y todavía me encanta.

Amamantar en público nunca ha sido complicado para mi, no estoy pendiente de los demás cuando doy pecho, porque pienso que es algo natural no estoy pendiente de si alguien me ve o no. Pero si me pasó una vez, al principio, que una chica fue a mi casa con una bebé y ella se tapó, en mi casa! y estaba nada más su esposo, mi esposo, ella, yo y las bebés. Cuando me tocó amamantar a mi, me dio pena: si ella se tapó, me voy a descubrir yo el pecho aquí! pero fuí un fracaso! No tengo esa agilidad de sacarme el seno secretamente, me parece muy difícil. Entonces terminé sacándome el pecho y ya. Ahí descubrí que no puedo andar tapándome porque lo hago más obvio.

pbapbelzha004

Siento además que Maia se está achicharrando de calor si la tapo, y además me encanta como nos vemos a la cara, eso es lo más rico de amamantar.

Creo que hay muchos mitos en torno a la lactancia, de que no se puede, o los bebés no se alimentan. Mi hija es gigante y le he dado pura teta.

En este momento país la lactancia es lo más práctico que puede hacer cualquier familia y los bebés van a estar bien alimentados. Hay que hacer cosas prácticas que te hagan feliz, y que más práctico que no cargar con teteros y no hacer cola para comprar fórmula.

 

ANA BEATRIZ Y KORE

pbapanab004

Ana Beatriz es mamá de Paula, de 4 años y Kore de 8 meses y su sesión para mi es mi especial por varias razones.

Primero, por la relación de afecto que he construido con ella y con la pequeña Kore, a quien fotografié desde que estaba en la panza de su mami e incluso vi nacer. Y luego, porque como fotógrafa me enfrenté a un dilema personal cuando se me ocurrió hacer la sesión es esa situación específica.

Y es que, aunque la idea del proyecto es mostrar hermosas imágenes documentales de mamás amamantando en situaciones cotidianas, no podía ignorar uno de los comentarios que más escucho sobre la situación de nuestro país: – Y esas mujeres! Hasta amamantan en las colas!

Mi intención está bien lejos de la pornomiseria y de hecho, tiene que ver más bien con mostrar que, a pesar del contexto, el acto de amor que significa amamantar puede envolvernos en una burbuja en la que solamente hay un bebé que nos mira amorosamente a los ojos y logra borrar, aunque sea por un rato, las penurias que podemos estar viviendo como venezolanos.

Una mamá que amamanta en una cola, está haciéndola por algún otro producto, pero no por fórmula… por lo menos no en el caso de Ana Beatriz y Kore.

Creo que no hay mejor momento histórico que este para promover la lactancia materna, en todas partes y en el momento en el que bebé lo necesite y aunque quise mostrar los remansos de paz y esparcimiento que todavía quedan en Caracas, no podía darle la espalda al lugar público en el que las mamás venezolanas amamantan más por estos días.

Fue una sesión breve y algo riesgosa, porque como saben, además de la inseguridad, no se pueden fotografiar las colas frente a establecimientos comerciales y en general quienes están en la fila se muestran reacios a colaborar… no los culpo, ya tienen bastante con estar allí durante muchas horas. Pero con la mejor disposición y amor de Ana y Kore, logramos estas imágenes que hoy les muestro.

pbapanab003

Este es el testimonio de Ana:

A mi primera hija Paula la amamanté durante tres años, de puro amor. Con Kore, mi segunda hija la experiencia ha sido totalmente distinta, porque no hay miedo y tengo más confianza, así que amamantaré hasta que ella lo decida o hasta que lo decidamos.

Nunca tuve problemas con amamantar en público, siempre ha sido para mi muy natural y creo que hay que naturalizar el hecho de la lactancia no importa la circunstancia. Creo que mantener esa conexión con tu bebé es muy importante, darle esa contención a pesar de las circunstancias .

Culturalmente todavía la lactancia es un tabú: la teta es un concepto que se ha sexualizado y que te saques un pecho para alimentar un bebé es algo que causa asombro y hasta desagrado y lo he notado. Pero creo que está en nuestras manos naturalizar eso. Están ahí y se hicieron para amamantar. Que te vean amamantando en público es decir eso es normal, eso es natural, y llegará el momento en el que la gente se acostumbre.

He amamantado en muchas colas para comprar y lo que hago es conectarme mucho con mi bebé y con su necesidad de ser alimentada, de sentirme a mi misma a pesar de la energía que pueda percibir del entorno y creo que brindarle esa paz y alimento es lo más importante para mi.

Creo que es imperativo hablar y educar sobre la lactancia materna en este momento en Venezuela. Hay mamás que incluso desde el embarazo hacen colas y colas por fórmula, tal vez porque no tienen la información ni tienen la confianza en sus cuerpos de que pueden amamantar a sus bebés. Siempre creen que necesitan algo más y creo que empoderar a la mujer en ese sentido es importante en esta situación: que sepan que la lactancia es todo y es suficiente y no necesitan otra cosa para alimentar a sus bebés, pues en su cuerpo está el alimento perfecto y completo para ellos.

DAYRA Y SERAFÍN

pbapdayra011

A Dayra la conocí fugazmente hace mucho tiempo, cuando le hice un casting para un comercial para televisión. Recuerdo que en aquél momento me impresionó su sensatez y la estupenda relación que parecía tener con su cuerpo.

Luego, como quienes la siguen, vi evolucionar su embarazo y su maternidad a través de lo que nos contaba en redes sociales y me atrajo mucho su curiosidad y su interés por formarse un criterio propio, más allá de lo que puede considerarse la norma. Al contactarla, inmediatamente accedió a participar en el proyecto y fue ella misma quien sugirió encontrarnos la Plaza los Palos Grandes, un lugar donde lleva a su hijo de vez en cuando a jugar como muchos vecinos de la zona.

Conversamos mientras Serafín jugaba, y esa es una de las caracteríticas de las sesiones con niños que no son tan bebés: es posible que no quieran amamantar en el momento de la sesión, hay demasiadas distracciones y mucha diversión esperando afuera… así que hay que comprender, esperar con paciencia y en nuestro caso, conversar larga y gratamente sobre la maternidad, allí pude comprobar que mi impresión inicial sobre la sensatez de Dayra era correcta.

Esta es su experiencia amamantando a Serafín:

pbapdayra001

“Yo quería tener a mi bebé con parto natural y no lo pude lograr porque tuve una cesárea prácticamente de emergencia a las 40 semanas y 3 días. Por ese lado estuve bastante frustrada, pero me compensó el hecho de que pude darle pecho a Serafín desde el principio. Yo estuve muy pendiente de que las enfermeras no le dieran fórmula una vez que naciera, de hecho visité el retén unas 3 veces antes del parto. A mi esposo, apenas hicimos el primer contacto y se llevaron al bebé para pesarlo le dije: -tienes que irte detrás de la enfermera y le monté una presión a todo el mundo, les decía que era lactancia materna exclusiva, y que no podían darle fórmula ni solución glucosada.

Cuando me lo llevaron, después de las dos horas que estuve en recuperación, ya Serafín tenía bastante hambre, y se pegó automáticamente. Fue una bendición, uno de los momentos más felices de mi vida.

Durante todo mi embarazo hice un curso de lactancia y me dediqué a leer sobre todo el proceso, todos los beneficios que tiene la lactancia materna lo importante que es el calostro, esa primera leche materna que protege su sistema inmunológico. En ese curso creo que nos hicieron lavado de cerebro prácticamente… pero me dejé lavar el cerebro porque yo quería.

Y lo hice precisamente porque ya había leído mucho. Cuando llegué, la dra. Antonieta Hernández (@lecheymiel), que es la pediatra especialista en lactancia materna nos dio muchísima más información. Ella nos decía: la fórmula es muy buena hoy en día, han logrado avanzar muchísimo en su composición pero no podrá equipararse jamás a la leche materna. Nos desmitificó un montón de cosas: que puedes comer lo que quieras, que puedes tomarte hasta dos copas de vino en una cena, pues la leche materna no es un licuado de lo que tu comes, es sangre.

pbapdayra004

Yo creo que tengo muy claros todos los beneficios por eso sé lo importante que es para Serafín. Lo ratificamos desde los primeros meses de vida porque se puso gordito bellísimo y hasta ahora que tiene 14 meses, no ha probado nunca la fórmula. Gracias a Dios yo tuve el tiempo y la paciencia para superar todos los picos de crecimiento. Los primeros días son muy complicados, tanto que mi esposo salía y entraba a la casa de trabajar y yo estaba en la misma posición con la misma pijama porque había pasado prácticamente el día entero dándole pecho a Serafín y bueno, a veces estábamos solos y sencillamente no nos despegábamos.

Lo disfruté muchísimo los primeros días, logré hacer lactancia materna exclusiva los primeros seis meses, y luego con los alimentos fue poco a poco… al principio no los aceptaba mucho, no entendía que eso era alimento sino que su teta era lo que lo saciaba.

Ya a estas alturas me estoy pensando hasta cuando vamos a amamantar, aunque él ya toma alimentos, si se cae por ejemplo, su consuelo es la teta. Yo creo que es una parte muy importante de su vida hasta ahora y no sé como va a ser el destete, entonces no me lo imagino.

Creo que va a ser complicado, entonces hay que ir pensándolo. Yo estimo que va a ser hasta los dos años, porque es lo recomendado por la OMS, para el desarrollo de su cerebro y bueno, hoy en día en Venezuela está muy complicado darle otros alimentos o fórmulas y es demasiado práctico tener tu teta contigo y sacarla simplemente para que él tome. Te evitas lavar teteros, te evitas hacer cola para comprar leche de fórmula, toda la parafernalia alrededor de la fórmula: el esterilizador, calentar el agua, yo creo que nuestra vida es mucho más fácil por eso.

Al principio, al amamantar en público yo siento que a una le da una especie de pudor. La primera vez que lo hice en público fue cuando fuimos al mes al pediatra y yo me estaba tapando completamente. Serafín estaba súper chiquito y la verdad no tapaba mucho del seno y quedaba más expuesto, también antes se llenaba más, tenía el pecho mucho más grande que ahora y uno siempre trata de taparse. Para ese momento, me compré una mantita para amamantar, que es súper fresca y no le da calor a él, bastante práctica y era bastante agradable para nuestro clima tropical y la usé sobre todo si estaba en alguna fiesta, no por mi sino por como te ve la gente, que como que les da pena verte. Es como una incomodidad allí, y pienso que es porque no están habituados, me imagino que para la gente no es común ver a una mamá amamantando y les da pena ver el pecho… no sé que les pasa. La verdad es que eso sería bueno preguntárselo a las personas: ¿qué sientes cuando ves a una mamá amamantando? A mi me parece un acto sublime, hoy en día me quedo como enamorada de las mamás que lo hacen, me parece bellísimo y me parece loable pues les estás dando como más, un plus a tu bebé.

pbapdayra009

Puede ser incómodo al principio, ya ahorita me pueden ver el seno y no me importa. Lo puedo hacer al aire libre. De hecho se me ha quedado la manta en mi casa y mis amigos cercanos, que saben que amamanto a Serafín ya me conocen el pecho completamente. Una de las cosas que si me parece más fastidiosa de lidiar, es que hoy en día ya Serafín es muy grande, a lo mejor es más grande de la edad que tiene y la gente no entiende por qué yo todavía le doy pecho!

Aquí no tenemos la cultura de que sea común y cotidiano ver a un niño tan grande amamantando a pesar de que cada vez que pongo una publicación sobre lactancia materna siempre hay muchas mamás que me comentan yo le dí pecho a mi hija hasta los 3 años, hasta los 5 años. A lo mejor no somos la mayoría pero si hay mucha gente y yo creo que hoy en día lo están comprendiendo más. Probablemente la misma situación del país con respecto a la fórmula hace que aprecies mucho más el valor de la lactancia materna. A mi me ha costado escuchar que mis amigos me digan: Hasta cuando! Hasta cuando! Y al principio les respondes muy didácticamente que la lactancia materna la recomiendan hasta los dos años y les echas todo el cuento, pero ya llega un momento en el que dices: porque me da la gana! Porque a nosotros nos da la gana! Porque a Serafín le gusta, a mi me gusta, a mi esposo Javier también y cabe ahora el comentario de que es muy importante el apoyo que sientas de tu pareja, y de la familia. Es una conexión bellísima que tienes con tu bebé, es un momento de máximo placer y de amor pleno aparte de todo. No quiero decir con esto que yo sea más madre porque amamanté pero si sé que es muchísimo más especial.

Yo invito a todas las personas que sepan que una mamá está dispuesta a amamantar que le hagan la vida más fácil. Ya es complicado tener que criar a un bebé con todas las cosas que desconoces, sobre todo si eres una mamá primeriza, para que tengas que además estar explicando y justificándote ante tus amigos y familia.

Hay mucha presión en la familia, e incluso en las guarderías que pueden llegar a hacer dudar a las mamás de hasta cuando se puede dar pecho o qué tantos beneficios tiene, porque también venimos de una generación en la que no se amamantaba durante mucho tiempo. Pero bueno, fue nuestra elección para nuestra familia, y ha sido lo mejor para nuestro hijo y si tuviese otro bebé lo haría encantada.

Participar en este proyecto me parece que es un bonito ejemplo para dar. Es importante que la gente entienda la lactancia, la apoye, y que más bien te tiendan la mano si de repente te ven amamantando en la calle y tienes un bolso y una cartera, siempre vas a necesitar un brazo de apoyo cuando amamantas. Por eso el apoyo de los papás también es fundamental.

Yo no estaba segura de que quería ser mamá, pensaba que eso era muy complicado. Y ese click se me pasó cuando estaba embarazada, por el hecho de poder darle vida. Amamantar es como una prolongación de tenerlo en la panza. Yo lo volvería a hacer, se lo recomiendo a todas las personas, y participo en este proyecto porque pienso que a través de mi imagen se puede dar un buen ejemplo sobre la lactancia.

Me han contado que en los años 70 el hecho de dar pecho era considerado como de clase baja, de indígenas, y entonces las mujeres modernas y de vanguardia, debían darle fórmula a sus bebés. A mi me parece que hoy en día es al contrario, que la gente que tiene cierto nivel de cultura se informa. Hay mucha fuentes serias disponibles en internet para el que que las quiera buscar, como la página de La liga de la Leche o la de la Organización Mundial de la Salud.

Cuando ya tienes cierto nivel de conocimiento sabes lo grandiosa y beneficiosa que puede ser la lactancia para un bebé. Ya hoy en día creo que tienes la capacidad de investigar y de discernir cuáles son los nutrientes que te puede aportar la leche de fórmula versus lo que tiene la leche materna. Y creo que la gente tiene que ir más allá, no creer todo lo que le dicen e investigar más.

Los pediatras juegan un papel muy importante. Hay pediatras que te dicen: esa agüita que no alimenta! y mandan fórmula. Yo quisiera que los pediatras abrieran su mente y su corazón para que vean todos los beneficios que puede tener, a lo mejor si sería bueno hacer una especialización en lactancia materna para aprender todos sus beneficios. 

Siento que hay una barrera que vencer sobre todo al principio, cuando piensas que no te alcanza la leche. Que no es suficiente, que eso no le llena. Y aunque no sea fácil en ese momento, la sonrisa de tu bebé vale todas esas angustias. Para ser mamá lactante tienes que tener paciencia y convicción de que tu cuerpo va a producir el alimento para tu bebé.

Yo lo recomiendo al mil por ciento, con paciencia y con el apoyo de tus familiares y de tus seres queridos.

 

RHAIZA Y ANA CLARA

 

pbaprhaiza003

Rhaiza es mamá de 3 niñas: Amaia de 6 años, Carlota de 3 años y Ana Clara de 5 meses.

Quienes me siguen en instagram recordarán seguramente aquella imagen de un cartelito que pusieron bien visible y cerca de una bebé recién nacida que decía “No quiero tetero, solo teta” cuando se la llevaron a pesarla, medirla y a hacerle sus primeros exámenes. Ana Clara es esa bebé. Con ella y su familia compartí una sesión de nacimiento muy especial y emotiva, llena de detalles y, aunque Rhaiza y yo nos hemos visto muy poco, siento que hemos establecido una linda relación de cómplices/ aliadas.

Rhaiza es lactivista por convicción, y al invitarla a participar me sugirió que la fotografiase en la clase de gimnasia de su hija mayor. Al ser mamá de más de un hijo, toca amamantar al bebé mientras se atiende al mismo tiempo las obligaciones que ya tienen los mayores.

Así que nos encontramos un miércoles en el Centro Ítalo Venezolano, donde las coordinadoras y profesores nos recibieron muy amablemente y me permitieron trabajar mientras transcurría el entrenamiento de las niñas.

pbaprhaiza001

Este es el testimonio de Rhaiza:

“Yo jamás pensé que iba a amamantar tanto tiempo. Salí embarazada cuando salí de mi último trabajo y no volví a trabajar. Dí a luz y a los 14 meses fue cuando se dio el destete, inducido por mi. Porque pensaba que tenía que darme un espacio hasta mi siguiente bebé.

Cuando nació la segunda, pensé en que iba a amamantar mucho menos, unos 8 meses y no fue así, y la amamanté 2 años y medio y la desteté porque estaba embarazada. Si bien apoyo la lactancia en tandem, me parece que quizás es un poco más fuerte y el esfuerzo como mamá embarazada es mayor, por eso la desteté.

Y aquí vamos con mi tercera bebé… no sé cuanto tiempo la voy a amamantar. No le voy a negar a ella lo que tanto quiere: total! nadie me está apurando, nadie me está poniendo una fecha límite, así que yo me lo voy a disfrutar porque este es mi cierre. No tengo apuro.

pbaprhaiza010

El pudor de amamantar en público a uno se le quita. Al principio me cuidaba de que no se me derramara el seno en publico, pero siempre he pensado que es natural, es un momento para perderte con tu bebé independientemente de lo que piensen los demás. Yo no estoy haciendo nada malo, yo soy la proveedora de alimento de mi hija y quien no quiera verme que no me vea.

Entonces digamos que al principio era medianamente pudorosa entre comillas, si se me veía se me veía y listo. De hecho tenía de estas mantas que uno se pone para amamantar pero nunca la usé, me parecía poco práctica. Lo que sí trataba era de vestir ropa que me permitiera amamantar cómodamente.

pbaprhaiza002

Decidí participar en este proyecto porque jamás pensé que yo iba a decir que yo amo amamantar, que es lo más maravilloso del mundo, es práctico, tu bebé te está ayudando a bajar de peso, la estás alimentando con lo más sano que pueda habe en el mundo, ayuda a prevenir el estreñimiento en el bebé… tiene demasiados beneficios, no tengo ninguna duda y me gusta promoverlo con quien me necesite para ayudar a que se de la lactancia materna yo lo hago, sin costo alguno.

Sin embargo, jamás pensé que con mi tercera bebé iba a pasar por una mastitis muy fuerte. Mi dolor y temor en ese momento era no darle a la bebé la oportunidad de que tuviese leche materna, porque allí hay apego, hay amor, hay miradas, hay caricias de una manito que te pasa por la teta… eso era lo que principalmente me hacía seguir adelante y superar el problema. Yo no podía creer que no iba a poder amamantar a mi tercera bebé. Ella fue suficiente motivación para seguir adelante y mi esposo que estuvo allí a mi lado y me ponía las compresas, y me hacía masajes. ¡El apoyo de la pareja y de la familia es vital!

TAMAIRY Y NIRVANA

pbaptama004

A Tamairy la conocí embarazada. Contra todo pronóstico (incluso los míos que siempre son bastante optimistas) tuvo el parto natural que había soñado. Desde su embarazo hablamos mucho y siempre sentí que vibrábamos en la misma frecuencia… luego del nacimiento de Nirvana admiré mucho su temple, su fortaleza y su congruencia.

Tamairy es enfermera intensivista, pero también es cocinera y creo que por eso tiene muy claros los beneficios de la lactancia materna. Cuando la convoqué a hacer las fotos aceptó entusiasmada inmediatamente y como estaba buscando algo para leer, le propuse encontrarnos en la Librería Lugar Común en Altamira, un espacio súper agradable que más que vender libros, sirve de encuentro, esparcimiento y reflexión en diferentes expresiones culturales. Un lugar de primer mundo en Caracas donde fueron súper receptivos a nuestra sesión fotográfica y al hecho en si de tener entre sus visitantes a una mamá amamantando.

pbaptama006

Esta es la experiencia de Tamairy:

“Mi interés por la lactancia comenzó cuando estaba embarazada y estaba convencida al 100% de que quería amamantar. Me documenté, hice cursos, me informé y pregunté, busqué consejeras de lactancia, para que nadie me fuese a caer a cuentos. Muchas veces la gente te dice tu eres muy delgada, tu bebé no se va a llenar, tienes que comprar fórmula… particularmente nunca me gustaron las fórmulas. Ni cuando no tenía hijos ni ahorita, ni fórmulas ni sustitutos alimentarios y así fue que empezó todo.

Antes de tener hijos me parecía, no desagradable, pero si raro ver a una mujer amamantando en la calle. Cuando tuve a Nirvana, como que se pierde el pudor y no me importa, primero está la alimentación de mi hija que lo que piensen los demás.

Me gustaría que más mujeres se animen amamantar a sus bebés. Es lo más saludable para ellos y para las mamás y es una reducción de gastos importante en la manutención de un bebé, aparte de que no tienes que cargar con los teteros, ni los termos ni la leche, con el bolsero. Es sencillo, sacas el pecho, se lo das al bebé que se alimenta lo que quiere, no tienes que estar lavando, no corres el riesgo de que al bebé le den infecciones intestinales ni estomacales por mala manipulación de las herramientas para alimentar y no corres el riesgo de quemarle la boca porque la leche está muy caliente… en fin, tiene muchos beneficios.

pbaptama009

Mi recomendación a todas las mamás es que amamanten, que no sientan pena, que no tengan miedo y que es lo mejor que pueden hacer por sus bebés”

BÁRBARA Y BARBARITA

pbapbarbara85

A Bárbara la conozco como posiblemente muchos de ustedes por su trabajo en los medios. La seguí atentamente luego de dar a luz, porque me parecía interesante y loable el mensaje que transmitía a través de sus redes sociales con la etiqueta #lasqueamamantamos. Luego supe la historia del nacimiento de Barbarita en un parto natural y tenía muchas ganas de conocerla personalmente.

En esas estaba el año pasado cuando me la topé caminando por la calle… si! Caminando por la calle con su esposo y su bebé. Me le acerqué y le hablé de este proyecto, intercambiamos contactos y un año después, al llamarla todavía me recordaba y fue ella misma quien sugirió el lugar más particular donde ha amamantado en público: en su programa de radio que se transmite todos los días de 7 a 8 de la noche por la 88.1 FM.

Bárbara se ha interesado tanto por el tema que incluso se certificó como promotora y consejera de lactancia materna en el Hospital de Clínicas Caracas el año pasado, y hace poco su video en el que amamantaba a Barbarita vestida de novia y camino a la iglesia se hizo viral

En plena semana de los preparativos para su boda eclesiástica, Bárbara hizo un espacio para prestarle atención a este proyecto y permitirme fotografiarla junto a la preciosa Barbarita durante una entrevista que le hacía a Alejandro Tremola director de la Revista OK Venezuela.

pbapbarbara005

Esta es su experiencia amamantando a Barbarita durante estos 22 meses:

“Siempre estuve convencida de que quería amamantar a mi bebé y cuando estaba embarazada comenzó mi preparación leyendo mucho, despejando mitos, preparándome y haciendo curso prenatal. Una vez que la bebé nació lo primero que quería hacer era darle pecho. La pesaron, la midieron e inmediatamente la pusieron en mi pecho, esa primera toma duró 45 minutos! 

pbapbarbara007

Al principio, cuando amamantaba en público y me decían:- Cúbrete! y me ponían un trapito yo pensaba: el error no está en mi, el error podría estar quizás en quien no lo ve de una forma natural. De lo que si estaba segura es de que no iba a permitir que mi bebé estuviese hambrienta porque alguien pudiese sentirse ofendido. Obviamente no es un show de exhibicionismo, sino un acto natural y lo que hay que entender es que la prioridad es alimentar a un bebé indistintamente de lo que piensen los demás… no importa!”

CARLA Y JOAQUÍN

pbapcarla005

A Carla la conocemos en instagram como @agobiosdemadre, espacio en el que reflexiona en clave de humor sobre la maternidad en estos tiempos modernos. Es una mujer a la que aprecio y admiro mucho por la lucidez que nos entrega todos los días en sus post. Siento que es una compañera que habla por todas las que nos encontramos en esta etapa de niños pequeños e intentamos balancear todas las áreas que queremos abarcar como mujeres/ mamás y bueno… a Joaquín lo vi nacer en una de las sesiones más sentidas y emotivas que he fotografiado, así que fue un placer verlo de nuevo.

Me encontré con ambos en la clase de natación de Alana, donde a Carla le ha tocado amamantar muchas veces y allí me habló sobre su experiencia:

pbapcarla001

“Mi experiencia amamantando a Joaquín ha sido super diferente de la primera, amamantando a Alana Yo era una persona diferente, era la primera vez y tenía muchos miedos, estaba muy nerviosa y amamantar en público era todo un tema: ¿cómo hago? ¿Y si me ven? La verdad es que se volvió un peso.

Y leyendo e investigando tanto y viviendo de lleno en este mundo de la maternidad, no solo como mamá sino como profesional comencé a pensar diferente. Fue entonces cuando dejé de ver la lactancia en público como un asunto, y empecé a verlo como algo que tenía que ser y ya.

Amamantar a mi segundo hijo ha sido fluido desde el primer momento y eso que con la primera hice apego precoz y me la pegué a la media hora de vida. Y con él no. Sin embargo, al prenderlo al pecho nunca hubo ningún problema, no hubo mastitis, no hubo nada! Todo fue súper natural y creo que fue porque yo estaba más relajada, a la vez que tenía menos tiempo porque tengo una hija grande y muchas más obligaciones, pero estaba más relajada porque estaba más cómoda con mi maternidad y más segura de mi misma y eso me ha permitido disfrutar de mi lactancia.

Con mi primera hija a los 9 meses estaba desesperada por destetar y la desteté. Ahorita la verdad no sé cuando voy a destetar. De repente lo haga en tres meses, de repente lo haga en un año y medio, de repente en 6 meses… no lo sé, porque no lo siento como un peso. En el momento en el que lo comience a sentir como un peso o a sentirme cansada, la detendré. Con mi primera hija yo me sentía como un poco ahogada en la lactancia, como que le daba mucho peso a lo externo y ahorita la verdad ha sido todo muy relajado.

Y creo que mientras más personas me vean a mi amamantando en la clase de natación de mi hija, tranquila y relajada más gente dirá: bueno, pero si a ella no le importa ¿por qué a mi me importa tanto?, si la verdad es que ¡no importa!

pbapcarla007

Yo soy muy respetuosa de las opiniones de cada quien, y soy defensora de que la gente tome sus decisiones informada. Si tú, después de tener toda la información posible, después de haberte librado de todos los prejuicios posibles, después de haber buscado toda la ayuda a través de consultoras de lactancia y de grupos de apoyo decides que no quieres amamantar, que no es para ti o que no lo quieres hacer en público, es tu decisión y la respeto, pero al menos tómala informada! Con todos los datos en la mano y también sabiendo por qué no lo vas a hacer, porque yo pienso que uno tiene que ser muy honesta con una misma sobre por qué hace o no hace las cosas.

¿Tu sabes qué duele? Cuando es por falta de información y por falta de apoyo. Yo creo que uno tiene que empoderarse, es un verbo súper de moda y súper cliché, pero tu tienes que agarrar tu maternidad y tu lactancia y decir es mía y yo la vivo como yo quiera y como yo creo que le va a convenir mejor a mi hijo y a mi familia y la verdad es que no me importa más nadie. Y en algún momento te lo crees, comienza como un discurso hasta que en algún momento te lo crees.

 

Public Breastfeeding Awareness Project 2016

Web

¡No se imaginan lo feliz que estoy de comenzar esta Semana Mundial de la Lactancia Materna! En junio y julio pude planificar con tiempo las sesiones para participar con todas las de la ley en el Public Breastfeeding Awareness Project de 2016, y resultaron fotos preciosas y testimonios muy sentidos que les iré mostrando durante estos días.

Este es mi segundo año participando en esta iniciativa, que nace en 2013, gracias a Leilani Rogers (www.photosbylei.com) una fotógrafa de nacimientos y familias a quien admiro muchísimo y quien ha sido una de mis mayores fuentes de inspiración. Leilani comenzó a fotografiar madres en lugares muy públicos con la esperanza de que esas imágenes pudiesen visibilizar los prejuicios que todavía existen ante las mamás que amamantan fuera de sus casas. Desde ese momento hemos operado bajo la sabiduría de Margaret Mead: “Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos reflexivos y comprometidos puede cambiar el mundo. De hecho, es lo único que lo ha logrado.”

Mi participación de este año consiste en 8 sesiones fotográficas mostrando de manera documental a mamás y bebés siendo amamantados en situaciones cotidianas, lo que ilustra que las madres deben sentirse cómodas dando pecho en cualquier lugar y en cualquier momento. Además de espacios privados, intentamos rescatar el hecho de algunos lugares públicos en la ciudad que todavía son un remanso de encuentro para los caraqueños, pero sin escapar de la realidad de las mamás venezolanas.

Entre mis cómplices para estas sesiones les adelanto que están Dayra Lambis, Bárbara Sánchez y Carla Candia Casado. ¿Y saben qué es lo mejor? que vi nacer a la mitad de los bebés que fotografié, y estuve allí cuando se prendieron por primera vez al pecho e iniciaron esa relación de amor que hoy vuelvo a atestiguar.

Creo que no hay momento más oportuno que este para hablar y educar sobre la lactancia materna en nuestro país. Nuestra idea -la de las mamás participantes y la mía como fotógrafa- es que estas imágenes ayuden a derribar los mitos que todavía existen en torno a la lactancia y despierten curiosidad sobre el tema.

Estoy súper agradecida con la receptividad y la disponibilidad de todas las mamás y bebés que participaron, que hicieron un espacio en su tiempo para mostrar un momento tan entrañable y hermoso de sus vidas. Estén pendientes durante la semana, pues cada día compartiré una sesión diferente aquí en el blog y en mis redes sociales. En el Facebook del proyecto: Public Breastfeeding Awareness Project podrán también ver las imágenes que envían las fotógrafas del resto del mundo. Pueden localizarnos también en redes sociales como #PBAP2016 y #breastfeedinginreallife. En español tenemos también #estoesnormal y #amamantandoenlavidareal

 

 

shared on wplocker.com